CUENTOS DE MICROBIOS, Arthur Kornberg

0


ARTHUR KORNBERG, Cuentos de microbios, Editorial Reverté, Barcelona, 2011, 88 páginas.

**********
Siguiendo la propuesta de Santiago Ramón y Cajal (quien publicó en 1905 sus Cuentos de Vacaciones con el pseudónimo de Dr. Bacteria), el premio Nobel de medicina Arthur Kornberg nos enseña "a entender, de manera amable, qué son y qué hacen los microbios". Las ilustraciones son de Adam Alaniz.
**********


STREPTOCOCCUS PNEUMONIAE
(“coco en cadenas, que causa la neumonía”)
        
LA NEUMONÍA
        
Ross tenía fiebre, escalofríos y dolor,
pero no parecía que fuese a peor.
        
Hasta que empezó a toser mucho más
y el termómetro parecía que iba a explotar.
        
“En la cama, penicilina y descanso,”
dijo el doctor que le pondrían sano.
        
Pero, ¡ay!, luego se complicó la situación,
sus pulmones eran motivo de preocupación.
        
Aunque al auscultarle, un ruido se oía,
el doctor, confiado, todavía creía
        
que la penicilina podría mantener a raya
al señor neumococo, en esta batalla.
        
La penicilina no deja al microbio hacer su pared,
y sin pared no hay microbio que pueda crecer.
        
Pero en un estreptococo de Ross un gen mutó
y su crecimiento ya nada impidió.
        
La penicilina no podía con aquel mutante
y el estado de Ross era preocupante.
        
El mutante en su cuerpo se fue multiplicando
y un lóbulo del pulmón estaba ya ocupando.
        
“Tendremos que probar otro medicamento,
para de este microbio detener el crecimiento.
        
En el laboratorio tenemos que encontrar
qué antibiótico puede al microbio dominar.”
        
La cefalosporina era la molécula más prometedora,
con probabilidades de en la lucha salir vencedora.
        
“Cefalosporina inyectaremos directamente en la vena,
para que el antibiótico haga mejor su faena.”
        
En solo un día la fiebre de Ross desapareció,
igual que su tos, y el dolor también remitió.
        
Se hinchaban sin dolor sus pulmones,
Ross jugaba feliz y volvía a sus ocupaciones.
        
Aunque un resfriado o una gripe no sean peligrosas,
ten cuidado, no vengan despues secuelas mas odiosas.
       
Una tos fea, fiebre y dolor en el pecho pueden indicar
que el neumococo se encuentra listo para atacar.


0 comentarios en "CUENTOS DE MICROBIOS, Arthur Kornberg"