LAS RAZONES DEL VIENTO, José Iniesta

0


JOSÉ INIESTA, Las razones del viento, Renacimiento, Sevilla, 2016, 76 páginas.

***********
SIN RESPUESTA

¿Adónde van los días en su vuelo?

¿Adónde,
                por el aire,
                                  lo que somos?

PARAPENSARES, Miguel Agudo Orozco

0


MIGUEL AGUDO OROZCOParapensares, La Isla de Siltolá, Sevilla, 2017, 68 páginas.

**********
Soy 70% agua y 30% náufrago.
***
Morderse el labio también es comerse la cabeza.
***
Vida = salud partida por el tiempo.
***
Los curas nacen por inseminarización.
***
Aviso a optimistas: donde hay una solución, hay un problema.
***
Los epitafios son para quienes no se callan ni muertos.
***
Ando pensando, es decir, reflexiono las piernas.
***
A quien, tras confiarle un secreto, diga: “Soy una tumba”, deberías preguntarle si cree en la resurrección.

FULGORES BREVES DE LARGO INSOMNIO, Edilberto Aldán

0


EDILBERTO ALDÁN, Fulgores breves de largo insomnio, Ficticia, México D.F., 2013, 82 páginas.

**********
ARTISTA

   Entonces dijo: Hagámoslo a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
   No encontrando espejo alguno, modeló a ciegas.

LA GUIRNALDA DE AFRODITA, André Ferdinand Herold

0


ANDRÉ FERDINAND HEROLD, La guirnalda de Afrodita, Alberto Corazón, Madrid, 1979, 190 páginas.

**********
Traduce al castellano esta Colección de epigramas amorosos de la antología griega (editada por Ferdinand Herold) Enrique Fernández Latour. En Sobre una flor —erótica— de la «Palatina» (pp. 7-10) Luis Antonio de Villena afirma: «el epigrama revela deliciosamente el trajín de una sociedad urbana, regida por una moral de amplia tolerancia ética, (el helenismo pagano), donde el hedonismo y el sexo no son vedada clausura, sino abierto placer».
**********


EL AMOR VENDIDO

   ¡Que sea vendido! Aún duerme sobre el seno de su madre, ¡qué importa! ¡Preciso es que sea vendido! ¿Para qué alimentar este niño audaz? Tiene alas, sus uñas hacen ya ásperos rasguños, es caprichoso, llora y de pronto se echa a reír. Es porfiado, hablador, indiscreto, salvaje. Ni su madre logra domesticarlo: es un monstruo. Será, pues, vendido.
   ¿Hay algún mercader que quiera comprar un niño? Bienvenido será si, sobre todo, embarca para un país lejano.
   Pero he aquí que el niño suplica y, mira tú, se llena de lágrimas. Anda, no te venderá aún; tranquilízate. Sé el compañero de Zenófila.

CUANDO LA VIDA SE PONE PERRA, Miguel Torija

0


MIGUEL TORIJA, Cuando la vida se pone perra, Urania Ediciones, Castellón, 2013, 100 páginas.

**********
VIERNES EN EL CAFÉ NACIÓN

   “No perdamos la perspectiva, yo ya estoy harta de decirlo, es lo único importante.” Doña Rosa va y viene por entre las mesas del Café Nación. Habla sola, ajena al auditorio de sombras que, al otro lado de los ventanales, desafían al frío armadas con la cálida esperanza de que tampoco hoy Doña Rosa recuerde que no es viernes. Mientras habla, arrastra torpemente las sillas y las mesas vacías componiendo una coreografía enternecedora, que da como resultado una maraña tan indescifrable como su monólogo. “Volverán aquellos tiempos, si nos unimos, si no tenemos miedo, volverán” continúa diciendo.
   En la calle, la luz del amanecer comienza a dibujar en las sombras rostros famélicos uniformados con vivaces ojos que, insistentemente, buscan entre la bruma el reloj del campanario. “Falta poco” se escucha justo antes de que, desde el campanario, lleguen ocho tañidos melancólicos. Doña Rosa, al oír las campanas, se acerca a la puerta y la abre. Lanza una mirada desconcertada hacia la docena de indigentes que se han agolpado ante la puerta. Todos le sonríen tensos mientras saca del bolsillo del delantal dos carteles magnéticos. Intenta leerlos pero a las letras les cuesta descubrir el camino correcto entre la lengua y el paladar. Solo algunas palabras suenan diáfanas: “horario, almuerzo, té, bollería, gratis, hoy viernes”. Las dos últimas parecen inquietarle y las repite “hoy viernes”, “hoy viernes”. Finalmente, da un último vistazo a los dos carteles, se decide por uno de ellos y lo acerca al marco de la puerta para que quede allí adherido. La expectación termina con un sonoro alivio. Hoy vuelve a ser viernes en el Café Nación.

EL DIABLO SE ESCONDE EN LOS DETALLES, Yurena González Herrera

0


YURENA GONZÁLEZ HERRERA, El diablo se esconde en los detalles, Escritura entre las nubes,  Santa Cruz de Tenerife, 2016, 72 páginas.

**********
MONSTRUOS JUNTO A LA CAMA

   Yo la miro por encima de la manta, tapada hasta la nariz. Ella espera, balanceándose en la mecedora. La madrugada es testigo de nuestro duelo: el mío con el sueño, el suyo con mi vigilia.

NANOMORALIA, Vicente Luis Mora

0


VICENTE LUIS MORA, Nanomoralia, La Isla de Siltolá, Sevilla, 2017, 84 páginas.

**********
El yo es la interfaz entre el cuerpo y el mundo.
***
El muerto que tú ves no es muerto porque tú lo veas; es muerto porque no te ve.
***
Desde lejos parecía que él la abrazaba, pero en realidad la utilizaba como escudo humano.
***
Un best-seller es un libro que nadie quiere leer, sino haber leído.
***
El aburrimiento hace extraños compañeros de mano.
***
Escribir bien sin publicar es algo hermoso y terrible a la vez, como un violinista que ejecuta su mejor solo en la cima de una montaña desierta.
***
Las neuronas son esas ramas de árbol que ves en sueños.
***
Los espejos nos maravillan porque nos brindan un mundo sin peso, gravitación o aspereza.
***
Soledad es lo que sientes cuando, tras hacer una llamada de necesidad en un teléfono público, te sobra saldo y no se te ocurre a quién llamar.