AFORISMOS, Valeriu Butulescu

0


VALERIU BUTULESCU, Aforismos, Editorial Club Universitario, San Vicente del Raspeig, 2013, 144 páginas. Traducción de Catalina Iliescu Gheorghiu.

**********
Gloria. Olvido con efecto retardado.
***
La pureza de la infancia. Todo río es límpido en sus comienzos.
***
Deseo un ramo en el que las flores se abracen por su propia iniciativa.
***
Heredamos el llanto. Solo el canto se aprende.
***
Por una banal lluvia, tanto despliegue de relámpagos.
***
Le arranqué al verdugo su capucha. Su rostro estaba cubierto de lágrimas.
***
Me siento inútil como un ala de ángel en el cielo al vacío.
***
La noche es solo la impotencia del ojo.
***
La necedad no gobierna. Reina.
***
Los únicos que celebran el paso del tiempo son los prestamistas.

PULGAS, Ricardo Sanz

0


RICARDO SANZ, Pulgas: microrrelatos, Edición de autor, 206 páginas.

**********
DE NUESTRO CORRESPONSAL EN LAINOPIA

   El Gobierno en la sombra acaba de fenecer por falta de vitamina D. Los conspiranoicos andan desolados.

JUEGA O MUERE, Varios Autores

0


VV. AA., Juega o muere. Los aforistas y lo lúdico, Libros al Albur, Sevilla, 2019, 52 páginas.
**********
Contra la usura anonadante del tiempo, el derroche del juego.
Manuel Neila
***
El político juega en el tablero de las vidas ajenas.
Fernando Menéndez
***
Jugando descubrimos cuánto nos puede emancipar la obediencia y cuán vastos llegan a hacerse los límites.
Francisco Ferrero
***
En el juego de la vida las circunstancias son los dados, el talento es la jugada, el mundo es el tablero, el crimen es la trampa, la realidad son las reglas y el amor un comodín.
Jesús Cotta
***
A las palabras les molesta sobremanera tener que contar con nosotros para hacer juegos de palabras.
Roberto Villar
***
En la vida hay que saber jugar y conjugar.
Carmen Canet
***
Del reino animal ninguno tan cervantista como el antílope.
Tirso Priscilo Vallecillos
***
Los alumnos estudian los efectos del cambio climático hincando los CO2
Eduardo Cruz Arcillona
***
Los jugadores de futbolín siempre siguen la más rígida de las tácticas.
Elías Moro
***
Si la vida es un juego, la muerte es su premio de consolación.
Antonio Ferrer

NUESTRO PERSONAJE EN PRÁCTICAS, Mercedes Alfaya

0


MERCEDES ALFAYA, Nuestro personaje en prácticas, Edición de autor, 2019, 68 páginas.

**********

MOVERSE EN AUTOMÁTICO

   Llevo algunos años que no siento la navidad; algo que me parece ficticio, un teatro, una farsa. 
   Por imposición, hay que celebrar unas fechas que ni siquiera concuerdan con la verdad (Jesús no nació el 24 de diciembre). Las familias se reúnen en torno a una mesa donde a veces muchos de sus miembros ni se aguantan. La movilidad, el gasto y el derroche se multiplican, los mercados se desbordan y la gente se lanza a comprar y consumir de una manera frenética. A mí no me importa lo que hagan o deshagan los demás, pero yo he decidido ser coherente conmigo misma: quiero decir que lo que pienso, lo que siento y lo que hago debe concordar para que mi cuerpo no se resienta ante el caos que desencadena la falta de equilibrio entre las partes. 
   Conozco personas que enferman por estas fechas debido a que no saben cómo manejar algunas situaciones que plantea el tener que reunir a la familia con la falta de espacio, dinero o motivación. Y si hablamos de los adornos navideños…, la tienda de abajo ya flanqueó la entrada con los arbolitos del año pasado cargados de bolas, guirnaldas y luces, todo colocado de forma automática, sin imaginación ni esmero. Si llegara un extraterrestre y preguntara para qué los arbolitos con adornos, imagino que la respuesta sería esta: Es navidad. Y ese "Es navidad" lo justificaría todo. Así nos volvemos más entrañables, emotivos, más gastosos, más glotones, más falsos, más ciegos, más hipócritas… Echamos de menos a los que ya no están con mucho más empeño que en otros momentos y, como es sabido, recurrimos a la rueda del consumismo con la intención de alimentar carencias y socorrer nostalgias. Porque, a ver, si de verdad te apetece reunir a la familia, traer de Santander a la tía Matilde (que no hay quien la aguante) y almorzar todos juntos una noche, repartir regalos, brindar, incluso tener presente a Jesús, a Buda o a tu ídolo de adoración predilecto, ¿necesitas esperar a que te digan cuándo hacerlo?..., ¿necesitas que los precios se disparen, las calles se iluminen, las tiendas modifiquen sus horarios, los mercados se colapsen y los rótulos parpadeen anunciando el “pistoletazo de salida”: ¡¡¡Es navidad!!! 
   Bueno, no sé si mi familia entenderá que yo no voy a continuar con esta farsa ni voy a celebrar las fiestas, con lo que habrá que trasladar el escenario a otra parte si ellos quieren seguir con esto. Lo que sí espero es que lo respeten, como yo respetaré a todo aquel que decida moverse en automático.

HISTORIAS DE CAMISETA, Esteban Dublín

0


ESTEBAN DUBLÍN, Historias de camiseta. Antología de microrrelatos de fútbol, Micrópolis, Lima, 2018.

**********
LOS ASTROS SE ALINEAN

   Cuando llegó, los troncos de palo santo ardían en el patio. Vestido de blanco, con adornos multicolores, el yumbo es ahora el centro de la ceremonia. Los hinchas de los Puros Criollos le dicen al oído lo que quieren y el yumbo murmura oraciones, pidiendo por ellos.
   –¡Que no vengan! –dicen–. Y el avión que los trae no despega. Pero aquellos son hombres obstinados. Consiguen otro vuelo.
   –¡Que no lleguen! –piden–. Pero alguien procura un vehículo especial para el traslado desde el aeropuerto.
   –¡Que se queden en el camino! –imploran–. Y el colectivo revienta el radiador y se detiene. Pero ellos insisten y el motor arranca nuevamente.
   –¡Que no puedan jugar! –inquieren–. Y al llegar, no tienen camisetas ni botines que les quepan. Pero aquellos hombres son tenaces. Consiguen la indumentaria y entran al campo de juego.
   –¡Que pierdan! –suplican–. Y en ese mismo instante, San-Petri hace el milagro que revienta en miles de gargantas. 
   Cuando suena el último silbato, los hombres de Atlético Tucumán se relajan. Ríen y lloran y se abrazan. Recién notan que los botines son chicos y lastiman. Que las camisetas celestes y blancas son del Seleccionado Nacional y se emocionan. Que coincidieron con los pibes en el mismo lugar en el momento justo. Que los conjuros no surten efecto cuando el coraje los impulsa. Que las casualidades son la materia del destino. Que los astros se alinean si se queman las naves.

Julio Ricardo Estefan

DICCIONARIO COLACAÓTICO E INACABADO..., Herre

0


HERRE, Diccionario colacaótico e inacabado..., Éride Ediciones, Madrid, 2010, 96 páginas.

**********

Ascopeta: Arma de caza que dispara cartuchos a la que le hace falta una enorme limpieza, es repugnante y maloliente.
***
Calamor: Molusco cefalópodo siempre romántico y siempre enamorado, de cuerpo alargado, con una concha interna en forma de pluma de ave y diez tentáculos provistos de ventosas, dos de ellos más largos que el resto. Vive formando bancos que son objeto de una activa pesca.
***
Estupidiez: Torpeza muy notable en comprender las cosas. Dicho o hecho enorme propio de un estúpido. Cosas de políticos.
*** 
Malvino: Nombre muy poco adecuado para un bodeguero.
***
Orgasmus: 1. Beca que consiguen algunos españoles para salir al extranjero e intentar hincharse a follar, y de paso estudiar algo. 2. de Rotterdam, filósofo contemporáneo de Lutero, el Protestón, que entre otras cosas, creó (Orgasmus, y no Lutero) la corriente denominada Órgasmismus, que no tuvo éxito debido a la fuerte censura tanto de Lutero como de la iglesia catolica.
***
Sincerdo: Persona muy abierta y confiada, que se fía de todos, y cuenta que tiene una casita de campo donde cría animales y algunas frutas y verduras. Cuando vuelve a su casita de campo se da cuenta de que la pocilga está completamente vacía. Adiós jamones, chorizos, longanizas  y otras viandas.

KOMOREBI, Iñaki C. Nazabal

0


IÑAKI C. NAZABAL, Komorebi, Edicions Tremendes, Girona, 2019.
**********
Ahora mismo, en algún lugar del mundo, amanece.
***
Cuanto más corras, menos conocerás del camino.
***
Los gatos aprendieron a ronronear, nosotros aún damos las gracias.
***
El dolor de las raíces entristece las ramas.
***
Como el relámpago antes del trueno, una luz breve y total. Ya llegará el romperse.
***
Hay páginas que sólo se pueden pasar arrancándolas.
***
Lunes, hora punta, los patos duermen.
***
¿Y si ya hubiera llegado a donde quería?
***
Siempre son dos los acariciados.